Tráfico | T 58° H 84%

Sin categoría

Noticias | Sin categoría

Condenado a pena de muerte revisable por incitar a ocho tibetanos a inmolarse

KINT News
01/31/2013 10:19 AM
Actualizada: 01/31/2013 2:04 PM

Pekín, 31 ene (EFE).- Un tribunal de la provincia de Sichuan (suroeste) ha condenado hoy a un tibetano a la pena de muerte, con un aplazamiento de dos años para el cumplimiento de la sentencia, por incitar a ocho personas a inmolarse, tres de las cuales murieron.

Lorang Konchok, de 40 años, fue considerado culpable de “homicidio intencionado” durante el juicio, que comenzó el sábado, mientras su también imputado sobrino, Lorang Tsering, de 31, recibió una sentencia de diez años de prisión y se le retiraron sus derechos políticos por un trienio, según informa hoy la agencia Xinhua.

La sentencia de Lorang Konchok implica que se podría conmutar la pena de muerte por cadena perpetua si las autoridades consideran que en esos dos años mantiene buena conducta.

Según el acta judicial, firmada por el Tribunal Intermedio de Aba (Sichuan), ambos “incitaron y coaccionaron” a ocho personas a inmolarse, aunque sólo tres de ellas murieron finalmente.

De las ocho personas, tres de ellas, identificadas como Lorang Tsedrup, Tsenam y Jokba, se prendieron fuego y murieron en 2012.

Las otras cinco personas terminaron por no inmolarse, bien por voluntad propia o tras ser frenadas por la policía, apunta el texto judicial, citado por Xinhua.

Las autoridades provinciales señalaron que Lorang Konchok tenía un contacto muy cercano con miembros de la organización “Independencia del Tíbet”, y que enviaba información de las inmolaciones al extranjero para publicitar la causa.

En un caso similar, la Policía china detuvo el pasado viernes a un tibetano en la provincia de Qinghai, en el noroeste del país, al que acusó de homicidio intencionado también por incitar a un monje a prenderse fuego a lo bonzo como protesta.

Apenas una semana antes, las autoridades comunistas anunciaron la detención de siete personas en la provincia de Gansu, en el noroeste chino, acusadas de incitar a otros a prenderse fuego.

Desde diciembre, las normas chinas prevén que los sospechosos de incitar a la inmolación sean acusados de asesinato.

En los últimos cuatro años se han producido 98 casos de tibetanos que se prenden fuego para protestar contra la opresión china y en favor de la independencia de Tíbet.

China acusa al Dalai Lama de instigar estas protestas con fines políticos, pese a que el líder espiritual ha pedido en repetidas ocasiones que cesen las inmolaciones.

Las autoridades chinas consideran al Tíbet parte de su país desde hace siglos, por uniones dinásticas y conquistas en la época imperial, si bien para los tibetanos en el exilio el “Techo del Mundo” era virtualmente independiente hasta que fue ocupado por el Ejército comunista a principios de la década de los cincuenta del siglo XX.