Tráfico | T 44° H 55%

Sin categoría

Noticias | Sin categoría

El socio del gobierno tunecino amenaza con abandonar el Ejecutivo

KINT News
02/03/2013 8:45 AM

Túnez, 3 feb (EFE).- El Congreso por la República(CPR) del presidente interino tunecino, Monsef Marzuki, amenazó hoy con abandonar el Gobierno tripartito de coalición si no se satisfacen una serie de demandas políticas.

En un comunicado recogido por la agencia estatal, TAP, el CPR pide, entre otras cosas, el cese de los ministros de Justicia y Exteriores para, según dice, preservar la “neutralidad” del Gobierno.

El CPR y los partidos de la oposición acusan a ambos ministros, miembros del partido mayoritario de la coalición de Gobierno, el islamista Al Nahda, de dar prioridad a los intereses partidistas sobre los del país y exigen el nombramiento de personalidades independientes y neutrales.

El partido de Marzuki ha dado un plazo de una semana al partido mayoritario para que responda a su solicitud. En caso contrario amenaza con “pasar a la oposición” y buscar “nuevas alianzas políticas”, según la nota.

Además, exige a Al Nahda que se comprometa a crear en la Presidencia una comisión formada por los tres partidos de la alianza de gobierno, encargada de “concertar las decisiones políticas y económicas importantes y de las designaciones de los altos cargos” de la Administración.

El CPR pide también el cese de las personalidades del régimen del depuesto presidente Zin el Abidín Ben Alí que ocupan puestos de responsabilidad, así como medidas para el desarrollo rural y la lucha contra la corrupción.

Hace dos semanas, el tercer partido del tripartito tunecino, el “Takatol”, cuyo líder, Mustafa Ben Yafaar, es presidente de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), también amenazó con romper la alianza si no se producía un relevo a la cabeza de los ministerios de Justicia y Asuntos Exteriores.

El ultimátum lanzado por la agrupación de Marzuki se produce un día después de que Al Nahda anunciara que no habrá cambios en dichos ministerios.

La crisis política en el seno del Ejecutivo coincide con una nueva oleada de agresiones contra varios partidos de la oposición, que han denunciado el acoso de islamistas radicales.

Ayer, sábado, al menos once personas resultaron heridas en un ataque de un grupo de islamistas contra la sede del Partido de los Patriotas Demócratas Unificados (PPDU) en la región del Kef, a 160 kilómetros al suroeste de la capital.

En declaraciones a medios nacionales, el secretario general del PPDU, Chukri Bel Aid acusó a “grupos de salafistas y miembros de Al Nahda” del ataque, y criticó “la inacción de la Policía”.

Anoche también fue atacada la sede central del partido “Nidá Tunis”, del exprimer ministro Beyi Caid Essebsi, en la capital.

Una veintena de jóvenes irrumpieron en la sede de “Nidá Tunis”, aunque fueron expulsados por vecinos y militantes del partido.

El portavoz de “Nidá”, Lasad Akremi, acusó a las Ligas de Protección de la Revolución (LPR) del asalto y denunció “la connivencia de algunos directivos del Ministerio de Interior” con estos grupos.

En la ciudad de Qairauán, a 150 kilómetros al sur de la capital, miembros de las LPR impidieron el viernes una reunión regional del Partido Republicano, según denunció la secretaria general de esta agrupación, Maya Zribi.

Los partidos políticos de la oposición y asociaciones representantes de la sociedad civil reclaman la “disolución” de las LPR, constituidas en su mayoría por islamistas y simpatizantes de Al Nahda.