Tráfico | T 84° H 9% | Powered by Yahoo! Weather

Sin categoría

Noticias | Sin categoría

Lucian Freud donó un retrato de Corot a la National Gallery de Londres

KINT News
02/04/2013 6:00 AM

Londres, 4 feb (EFE).- El pintor Lucian Freud (1922-2011) dejó en su testamento para la National Gallery de Londres un retrato de Corot como muestra de agradecimiento al Reino Unido, donde se refugió con su familia tras huir de la Alemania nazi.

La obra “La italiana. La mujer con la manga amarilla” (“The Italian. The woman with the yellow sleeve”), de 1870, se enmarca en la última etapa de la vida de Camille Corot (1796-1875) y retrata de cintura para arriba a una mujer casi de perfil sobre un fondo negro.

Adquirida en 2001 en una subasta, Lucian Freud expresó en su testamento su voluntad de que la pintura fuera trasladada desde la planta superior de su casa en Londres hasta la National Gallery como agradecimiento al país donde se refugió en 1933, informó hoy el museo.

Nacido en Berlín en 1922 en el seno de una familia judía, la llegada al poder del nazismo obligó al pintor a emigrar a Londres y años más tarde, en 1939, obtuvo la ciudadanía británica.

El retrato de Corot fue hoy expuesto al público por primera vez desde que, en 1962, se viera en el museo del Louvre de París tras pasar por las manos del actor de Hollywood Edward G. Robinson, que lo retuvo desde 1937 hasta 1957.

“El cuadro es una gran aportación para la National Gallery donde, aunque ya tenemos una consistente colección de los trabajos de Corot, no contamos con un retrato tardío de este tipo”, señaló el director del museo, Nicholas Penny.

Obsesionado con la figura humana, Lucian Freud visitaba regularmente las galerías de la pinacoteca y, según Penny, “tenía una idea exacta del impacto que su donación tendría”.

“La italiana” se ha colocado hoy en la sala 41 de la National Gallery, que también recibió de Freud tres estatuas de bronce de Edgar Degas, expuestas temporalmente en la galería Courtauld.

El celebrado artista británico falleció el 20 de julio a los 88 años, momento en que estaba considerado el pintor vivo más cotizado, con una obra básicamente figurativa.