Tráfico | T 80° H 56% | Powered by Yahoo! Weather

Sin categoría

Noticias | Sin categoría

Cárcel para una somalí supuestamente violada y un reportero que la entrevistó

KINT News
02/05/2013 9:16 AM

Mogadiscio, 5 feb (EFE).- Una mujer somalí que denunció haber sido violada por la Policía fue hoy condenada a un año de cárcel por un tribunal de Mogadiscio, que impuso la misma pena a un periodista al que ella confesó su denuncia.

El jefe del tribunal, Ahmed Adan Farah, explicó que la decisión judicial se basa en “pruebas médicas” de que la mujer, Lul Ali Osman, “no fue violada” y mancilló el honor de una institución estatal.

“El periodista Abdiaziz Abdinur fue acusado de insultar a las instituciones del Estado e inducir a la mujer a aportar pruebas falsas, por lo que ambos han sido sentenciados a un año de cárcel”, señaló el juez Farah.

El magistrado indicó que Osman, madre de cinco hijos, no irá inmediatamente a la cárcel porque está amamantando a un bebé.

Su marido y otras dos personas, que supuestamente presentaron a la condenada al reportero, fueron exoneradas de cualquier cargo.

La mujer había denunciado la violación ante la comisaria del barrio de Hodan, un barrio de Mogadiscio habitado por muchas personas desplazadas.

El periodista, un reportero “freelance” que ha trabajado para medios locales -Radio Dalsan y Radio Ergo- y medios internacionales como el diario británico “Daily Telegraph”, había sido detenido el pasado 10 de enero, dos días después de entrevistar a la mujer.

El secretario general del Sindicato Nacional de Periodistas Somalís (NUSOJ), Mohamed Ibrahim, afirmó hoy que la entrevista de Abdinur “no ha sido publicada por ningún medio”, pese a que “la Policía sostiene que él es el autor de un reportaje emitido por Al Yazira” sobre violaciones en campos de desplazados en Mogadiscio.

“Hoy estamos muy decepcionados por lo que ha hecho el tribunal”, subrayó Ibrahim.

Periodistas somalís y grupos defensores de los derechos humanos consideran que tras el caso se esconden motivaciones políticas.

Hassan Black, de la ONG Centro para la Paz y los Derechos Humanos (CPHR), acudió hoy al tribunal y dijo a Efe que la sentencia “está lejos de ser justa” y constituye una “decisión errónea”, porque “la mujer es una víctima” y el periodista no publicó la entrevista.

La semana pasada, la Oficina Política de la ONU para Somalia (UNPOS) manifestó su “preocupación” por el hecho de que los acusados habían estado sometidos a una “detención prolongada y carecían de abogado hasta hace poco”.

A pesar de los avances logrados el año pasado en el terreno político, con la elección de un Parlamento, un presidente y un primer ministro que puso fin al Ejecutivo de transición, Somalia se encuentra todavía inmersa en un conflicto armado.

En él, las tropas de la Misión de la Unión Africana en Somalia (AMISOM), el Ejército somalí, las Fuerzas Armadas etíopes y varias milicias pro gubernamentales combaten a los integristas islámicos de Al Shabab, la milicia radical dominante desde 2006.

Somalia vive en un estado de guerra civil y caos desde 1991, cuando fue derrocado el dictador Mohamed Siad Barré, lo que dejó al país sin un Gobierno medianamente efectivo y en manos de milicias radicales islámicas, señores de la guerra y bandas de delincuentes.