Tráfico | T 94° H 15%

Sin categoría

Noticias | Sin categoría

El extesorero del PP español citado por un juez por sus cuentas bancarias en Suiza

KINT News
02/05/2013 8:30 AM

Madrid, 5 feb (EFE).- Un juez de la Audiencia Nacional española citó hoy al extesorero del Partido Popular (PP) Luis Bárcenas a declarar el 25 de febrero en relación a sus cuentas bancarias en Suiza, en las que, según documentos judiciales, habría llegado a tener 22 millones de euros.

El juez Pablo Ruz indicó, sin embargo, que de momento no ve indicios sobre la existencia de una supuesta “caja B” en la que Bárcenas habría utilizado “dinero negro” para pagos ocultos a miembros de la cúpula del PP, entre ellos el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, según reveló el diario El País y que investiga la Fiscalía Anticorrupción.

En un auto, el juez Ruz indicó que espera poder tener el día 25 de febrero la traducción de la comisión rogatoria de Suiza en la que se descubrieron las cuentas y a que la Policía y la Agencia Tributaria envíen sendos informes sobre esos fondos.

El caso Bárcenas ha levantado una gran polémica en España, ante la que altos cargos del PP y el propio Rajoy han negado la existencia de dichos pagos ocultos.

En respuesta a una petición del partido socialista (PSOE) -el mayor de la oposición en España- para que investigue la supuesta contabilidad B del PP, el juez explicó que ese asunto ya lo investiga la Fiscalía Anticorrupción, que ha citado a Bárcenas a declarar este miércoles.

Por ahora “no concurren indicios que vinculen las cuentas con la denominada caja B del PP”, señaló el juez, quien añadió que si hubiera conexión, la Fiscalía lo enviaría a la Audiencia Nacional.

En relación con la “caja B”, el diario El País publicó el domingo varias hojas de contabilidad manuscritas atribuidas a Bárcenas y en las que figuraban supuestos pagos a miembros de la cúpula del PP.

“El cuaderno no existe, ni ha existido. Y no es mi letra”, dijo Bárcenas anoche en una entrevista a la cadena de televisión 13 TV, en la que manifestó estar dispuesto a someterse “a cualquier prueba caligráfica o poligráfica” para demostrar “la falsedad de lo publicado”.

Bárcenas negó asimismo ser el origen de la filtración de dichos documentos a la prensa.