Tráfico | T 75° H 33%

Sin categoría

Noticias | Sin categoría

El expresidente de Haití Duvalier deja plantado de nuevo al tribunal

KINT News
02/07/2013 10:53 AM
Actualizada: 02/07/2013 3:35 PM

Puerto Príncipe, 7 feb (EFE).- El expresidente de Haití Jean Claude Duvalier, denunciado por delitos económicos y crímenes contra la humanidad, dejó hoy por segunda vez plantado a un tribunal de Puerto Príncipe, al que se quejó por carta de los “actos abominables” que se cometieron contra sus partidarios, sin citar los asesinatos que se le imputan.

El tribunal debe decidir si es válida la decisión adoptada en primera instancia de tramitar la causa contra Duvalier solo por malversación de fondos y no por crímenes de lesa humanidad, como reclaman las organizaciones y afectados que presentaron más de una veintena de querellas contra el antiguo presidente vitalicio (1971-1986).

Pero el exgobernante, considerado un temible dictador al que organismos de defensa de los derechos humanos atribuyen la muerte o el exilio de más de 30.000 personas, permaneció una vez más ausente de la sala y el tribunal fijó una nueva vista para el 21 de febrero a petición de sus abogados.

Los letrados leyeron una carta en la que explicaron que la convocatoria fue “prematura” y “no se hizo” tras los correspondientes debates.

Duvalier, en su misiva, recordó que hoy se cumplen 27 años de su salida del país, a la caída de su régimen, por lo que sería imposible celebrar la audiencia en una situación de serenidad.

El 7 de febrero debería ser “una fecha de reconciliación nacional” para el exmandatario, quien mencionó “actos abominables” cometidos contra sus partidarios después de su salida del país en 1986.

El expresidente vitalicio, sin embargo, silenció los crímenes perpetrados por su régimen y de los que le acusan víctimas que presentaron denuncias en su contra.

Durante la sesión, que se desarrolló en una atmósfera agitada, la negativa fue la principal arma de los abogados de Duvalier, quienes no quisieron reconocer una parte civil en el caso ni el derecho de las víctimas a estar presentes.

Los jueces suspendieron la audiencia momentáneamente después de que los abogados de Duvalier se negaron a que se concediera la palabra a sus homólogos de la parte civil.

También se negaron a aceptar que el caso se refiere a crímenes de lesa humanidad, como sostienen los denunciantes, y solo admitieron las acusaciones por delitos económicos que son objeto de una denuncia del Estado haitiano.

Ante el tribunal, situado en la costa oeste de Puerto Príncipe, los partidarios del exdictador se congregaron desde muy pronto y también acudieron a la sede judicial jóvenes que enarbolaron pancartas para reclamar el juicio y la condena de Duvalier.

Ambos grupos estuvieron a punto de protagonizar un enfrentamiento serio, pero tras momentos de tensión se restableció la calma.

Hoy se convocaron en Puerto Príncipe varios actos con motivo del 27 aniversario de la caída del régimen dictatorial de Duvalier, sucesor de su padre, François Duvalier (1957-1971), hasta que huyó a Francia, donde estuvo durante 25 años, para regresar en enero de 2011.

Para señalar la fecha, la Fundación Conocimiento y Libertad (Fokal, en creole) organizó una exposición que recuerda la cronología de los acontecimientos que llevaron al fin de ese régimen el 7 de febrero de 1986.

Fokal convocó también una tertulia entre su presidenta, la ex primera ministra Michèle Pierre Louis y el periodista e historiador Michel Soukar y se programó la película del cineasta haitiano Arnold Antonin, “Gérard Gourgue, el hombre por quien el curso de la historia habría podido cambiar”, que será emitida en diez canales de televisión.

Este documental se centra en los acontecimientos políticos que rodearon las elecciones generales del 29 de noviembre de 1987, cuando Gourgue, miembro de la junta cívico-militar que reemplazo a Duvalier, fue candidato presidencial.

Rememora también los intensos momentos de la caída de Duvalier, percibida por muchos como una esperanza de libertad para Haití, un país azotado desde hace años por las crisis políticas, la miseria y los desastres naturales y que apenas comienza a recuperarse del terremoto de 2010, que causó unos 300.000 muertos.