Tráfico | T 59° H 83%

Sin categoría

Noticias | Sin categoría

Hijo de ambientalista asesinado en Honduras pide “justicia” ante la CorteIDH

KINT News
02/07/2013 2:40 PM

San José, 7 feb (EFE).- El hondureño César Luna, hijo del ambientalista Carlos Luna López, asesinado en 1998, pidió hoy a la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH) que ordene al Estado de Honduras que castigue a los responsables del crimen para acabar con la impunidad en ese caso.

“Nunca nos vamos a cansar de exigir justicia, por lo tanto pensamos que la Corte debe ordenar al Estado que profundice las investigaciones y que logremos justicia”, expresó Luna en una audiencia celebrada hoy en la sede de la CorteIDH en Costa Rica.

Carlos Luna López, electo en 1998 como regidor de Catacamas, en el Departamento de Olancho, denunció actos de corrupción en la Corporación Municipal con relación a la concesión de permisos madereros y casos de presunta tala ilegal.

El regidor manifestó públicamente en varias ocasiones que había recibido amenazas de diferentes sectores, incluidos algunos funcionarios públicos e incluso presentó una denuncia por una amenaza de muerte y luego fue asesinado el 18 de mayo de 1998.

Su hijo declaró hoy ante la Corte que las autoridades “no le dieron prioridad al caso” y “nunca castigaron a los culpables” a pesar de que “hubo información clara” sobre los autores materiales e intelectuales, quienes aparentemente están ligados al negocio de la tala ilegal.

“La sociedad hondureña necesita muchos Carlos Luna que luchen por los recursos naturales y queremos que la Corte dicte sentencia para que este tipo de hechos no se vuelvan a repetir en Honduras”, afirmó César Luna, quien tenía 18 años cuando murió su padre.

César Luna aseguró que él y su familia recibieron varias amenazas de muerte por insistir en que se investigaran los hechos y que debieron mudarse de su pueblo por temor, lo que terminó por desintegrar a su familia.

Por su parte, Omar Menjivar, quien ejerció como fiscal del caso entre abril de 2001 y diciembre de 2002, aseguró que “nunca hubo una investigación técnica adecuada” y que el caso “estuvo sustentado en testimonios”.

También dijo que durante el proceso llevado a cabo antes de que asumiera el caso hubo “demoras injustificadas” y “falta de diligencia”.

Menjivar criticó que a pesar de que un convicto confesó como autor material involucró a cuatro personas más en los hechos a las que nunca se les investigó a profundidad ni se les siguió un proceso condenatorio.

Posteriormente, el sujeto que señaló a los otros sospechosos fue asesinado en la cárcel.

Por este caso la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) acusa a Honduras ante la CorteIDH de violar los derechos a la vida y a la participación política de Luna López, así como de la violación de los derechos a la integridad personal, las garantías judiciales y la protección judicial en perjuicio de sus familiares.

Los representantes de las víctimas, del Estado y de la CIDH expondrán más tarde los alegatos orales finales y luego tendrán un plazo de un mes para presentarlos por escrito ante los jueces, quienes redactarán una sentencia en los siguientes meses.

La CorteIDH es parte de la Organización de Estados Americanos (OEA) y sus resoluciones son de acatamiento obligatorio para los Estados miembros del organismo hemisférico que han reconocido su competencia.