Tráfico | T 70° H 59%

Sin categoría

Noticias | Sin categoría

Detenido en Tokio un joven acusado de realizar amenazas de muerte por internet

KINT News
02/09/2013 11:15 PM

Tokio, 10 feb (EFE).- La policía japonesa detuvo hoy a un joven acusado de amenazar con atentar contra una guardería, un colegio de primaria o perpetrar un asesinato en masa en una feria de manga, mediante mensajes que enviaba desde otros ordenadores que controlaba a través de un virus informático escondido en el collar de un gato.

Yusuke Katayama, de 30 años, detenido hoy en su vivienda de Tokio después de una larga búsqueda, está acusado de realizar más de una decena de amenazas por internet durante el año pasado.

El acusado, que se ha declarado inocente, controlaba supuestamente de manera remota los ordenadores de diversas personas para enviar sus mensajes, lo que provocó que la policía arrestara por error a otros cuatro sospechosos entre julio y septiembre de 2012, detalló la agencia Kyodo.

Katayama podría ser también responsable de haber enviado por internet el pasado verano otras amenazas como las de destruir un conocido templo en el centro del país o bloquear actividades de diversas empresas.

El último de sus mensajes se remonta al pasado 5 de enero, cuando envió a diversos medios de comunicación un mensaje en el que les retaba con un acertijo a encontrar el archivo con el virus informático en el collar de un gato en la turística isla de Enoshima, cerca de la monumental ciudad de Kamakura (sur de Tokio).

La policía encontró al gato que portaba una tarjeta micro SD con un archivo que incluía el virus y un mensaje en el que el implicado aseguraba haberse visto envuelto en una acusación con anterioridad de la que era inocente, algo que le llevó a “realizar importantes cambios” en su vida, detalló Kyodo.

Según fuentes policiales, el arrestado estuvo condenado con anterioridad en un caso relacionado también con amenazas a través del correo electrónico.

La policía dio con él después de analizar las grabaciones de las cámaras de seguridad de la pequeña isla y ver a una persona muy parecida al acusado acercarse al gato con el collar portador del virus.