Tráfico | T 75° H 64% | Powered by Yahoo! Weather

Sin categoría

Noticias | Sin categoría

El cine indio cumple un siglo de evasión y romances

KINT News
02/20/2013 9:28 AM

Nueva Delhi, 20 feb (EFE).- La industria del cine indio, la mayor del mundo y conocida como Bollywood, cumple 100 años ofreciendo evasión y dioses laicos, además de jugar un papel de cohesión en un país compuesto por diferentes religiones, lenguas y culturas.

La gran pasión popular de la India comenzó el tres de mayo de 1913, con el estreno del filme “Rey Harishchandra”, dirigida por Dadasaheb Phalke, que retrata una épica de los textos sagrados hindúes, en la ciudad de Bombay, desde entonces meca del cine indio.

La llegada del sonido en 1931 con “Alam Ara”, una historia de amor entre una gitana y un príncipe, ayudó a definir las bases del cine en la India y que desde la década de los 40 se ha convertido en la fórmula infalible: canciones, bailes, romance, drama y fantasía.

Aunque la fórmula se repite con éxito, la temática ha evolucionado con los tiempos, pasando de temas sociales a mitad del siglo pasado al cine de evasión que hoy se denomina Bollywood.

“En los 50 y 60 el cine refleja el idealismo tras la independencia del Reino Unido, cuando se buscaba una sociedad más justa”, explicó a Efe Dilip Mehta, autor de películas como “Cocinando con Stella”.

La película “Mother India” de 1957, que relata las penurias cotidianas de cualquier indio reflejadas en una mujer, es un ejemplo representativo de ese cine “social”.

“Pero en los 70 el cine se industrializa y comienza a ofrecer a un cine más de evasión”, continúa el cineasta, quien añadió: “Hoy los espectadores escapan de la realidad en las salas de cine”.

Amitabh Bachchan, quizás la mayor estrella de Bollywood, se hizo un nombre encarnado a héroes de chabolas que se enfrentaban con terratenientes y políticos corruptos en los 50, mientras que en la actualidad se especializa en papeles más conservadores.

Un cine de corte conservador y conformista, según Mehta, que refuerza los valores más tradicionales.

Sin embargo, los cineastas indios también han roto las barreras de lo socialmente aceptable en ocasiones, como la película “Kismet” de 1945, en la que aparece un embarazo fuera del matrimonio.

Más recientemente, cintas como “Tres idiotas” han aunado el éxito en las taquillas y reflexiones sobre la educación. “Fue un éxito porque era divertida, pero también porque existe frustración entre los jóvenes por el sistema educativo”, afirmó Mehta.

“Dunno Y… Na Jaane Kyun” -”No sé por qué- se atrevió en 2010 con el primer beso gay del cine indio, sin que se produjeran incidentes, como ocurrió con la cinta “Fuego” de Deepa Mehta en 1996 cuando se quemaron salas por el contenido lésbico de la película.

El romance y el matrimonio por amor es territorio cinematográfico en un país donde alrededor del 90% de los indios todavía optan por el matrimonio concertado.

“La fantasía del matrimonio por amor reina en Bollywood y es expuesta como el camino a la felicidad conyugal”, escribió el psicólogo Sudhir Kakar.

Además de ofrecer escapismo y romance, el cine en hindi ha jugado un importante papel a la hora de cohesionar un diverso país con 22 lenguas oficiales, varias religiones y culturas tan distantes como la de España y Alemania.

“El cine en hindi es seguido por indios de todas las edades, géneros, castas, religiones y grupos lingüísticos”, según el letrista y compositor de bandas sonoras Javed Akhtar,

“El cine en hindi se puede considerar otro estado del país”, sentenció el artista.

El cine indio se acerca a su centenario con una producción de 1.000 películas al año y casi 3.000 millones de entradas anuales, unas cifras que se espera que mejoren con un crecimiento previsto de la industria del 13,2 % en 2015, según la consultora PwC.

Una industria que resiste las arremetidas de Hollywood, que aunque casi dobló en la India su taquilla en 2011, solo logró ese año un 6,8 de la recaudación local, a pesar de que sus grandes producciones se doblan a lenguas indias como hindi, tamil y telugu.

Por Jaime León