Tráfico | T 76° H 60% | Powered by Yahoo! Weather

Sin categoría

Noticias | Sin categoría

Max Mara, Fendi, Cavalli y Prada viajan en el tiempo en la pasarela de Milán

KINT News
02/21/2013 12:06 PM

Roma, 21 feb (EFE).- Presente, pasado y futuro inspiran las colecciones para el próximo otoño-invierno que las casas italianas Max Mara, Cavalli, Prada y Fendi presentaron hoy en la segunda jornada de la Semana de la Moda de Milán, caracterizada por el uso de la piel.

Max Mara mostró a una mujer que, a pesar de estar impregnada de la estética de los años 30, es la más contemporánea, mientras que Fendi apostó por el futuro y la florentina Cavalli optó por presentar a una mujer de aspecto aborigen.

La encargada de abrir la pasarela fue la casa Max Mara que apostó por un invierno “a todo volumen”, con una mujer de corte germánico influida por los diseños de la célebre escuela de arquitectura de los años 30, la Bauhaus, que se viste con diseños de corte sencillo y muy bien definido.

La napa y la piel protagonizaron la colección, que mostró al mundo su idea de una mujer sobria, muy empapada de la moda masculina y envuelta en ropas cálidas y gruesas en tonos negros, beis y mostaza, en las que predomina la línea horizontal.

Vestidos de materiales gruesos como la lana o la piel sin curtir que llegan hasta la rodilla, grandes abrigos “oversize” en tonalidades beis con enormes solapas y zapatillas deportivas acharoladas configuran la imagen que Max Mara prevé para la próxima temporada otoño-invierno.

El futuro llegó a Milán de la mano de las modelos de Fendi, que apostó de una forma más comedida que Max Mara por el volumen, pero esta vez desde un planteamiento más futurista y muy atrevido con cierta influencia varonil.

La mujer que propone es una mujer extrema, que apuesta por la simetría como forma de vida y con grandes volúmenes en felpa de tonalidades flúor: cubren formas sencillas y lineales, en blanco nuclear o negro puro.

Un contraste llamativo en el que la mujer se viste con prendas y diseños muy ajustados en tonos muy neutros y con abrigos y chalecos que suponen una explosión de volumen y color.

La felpa cubre todos y cada uno de los diseños de esta mujer de Fendi para la próxima temporada otoño-invierno, desde los zapatos, pasando por los bolsos y guantes, hasta llegar a las gafas, también de colores llamativos y con pelo.

El futuro de Fendi dio paso a un desfile tribal con una clara influencia hindú presentado por la firma Just Cavalli, que presentó complicadas formas en sus estampados que recordaban a los brocados de los templos hinduistas y también los colores del tigre de Bengala, como rasgo común de la mayoría de sus prendas.

Durante su desfile, que se vio afectado por la irrupción de una activista que reivindicó el rechazo al uso de pieles de animales en la moda, Roberto Cavalli mostró a una mujer vestida en tonos cálidos, estampados en “animalprint” y que usa la piel para afrontar el frío del invierno.

En su colección para el próximo otoño, la mujer según Cavalli vestirá con un “look” en el que mezclará los diseños coloridos en lana con la piel, sobre todo presente en zapatos y complementos.

Porque la mujer de Cavalli es una mujer atrevida y casi salvaje, que lucen colores como el naranja o los estampados simétricos y vegetales que recuerdan a la flora selvática.

Después de la jungla de color que presentó Roberto Cavalli sobre la pasarela de Milán, llegó Prada para aportar su punto de vista y poner el broche a esta segunda jornada de la Semana de la Moda de Milán.

Lo hizo para dibujar, de nuevo, una colección inspirada en los años veinte, para proponer una mujer fuerte, que viste con largos abrigos de estilo militar, ceñidos a la cintura con cinturones anchos de metal, generalmente en dorado.

La propuesta de Prada sobre la pasarela de la Via Fogazzaro de Milán presenta a una mujer que viste en tonos camel y marrón, con prendas de contornos muy estables y definidos, con cierta tendencia a la asimetría.

Los abrigos que presenta la mítica casa de alta costura de Milán llegan a la rodilla y combinan a la perfección con las faldas gaseosas y volátiles a media pierna.