Tráfico | T 80° H 24%

Sin categoría

Noticias | Sin categoría

Piden la destitución de un consejero de la primera dama de Haití acusado de robo

KINT News
02/21/2013 10:30 AM

Puerto Príncipe, 21 feb (EFE).- La Red Nacional de Defensa de los Derechos Humanos (Rnddh) pidió hoy al presidente de Haití, Michel Martelly, apartar del Gobierno a un consejero de la primera dama, quien supuestamente fue acusado de robo en EE.UU. y se declaró culpable.

Se trata de Karl Jean Jeune, quien trabaja como consejero de la primera dama, Sophia Martelly.

La Rnddh señaló en una carta enviada al jefe de Estado que entre mayo y agosto de 2007 Jeune trabajó como cajero en una oficina del Washington Mutual Bank (llamado ahora Chase Bank) en Palm Beach (EE.UU.), donde supuestamente cometió transacciones fraudulentas y robó un total de 28.700 dólares.

El 29 de agosto de 2007 Karl Jean Jeune fue detenido y llevado a la prisión del Condado de Palm Beach y “declaró voluntariamente bajo juramento haber robado” el dinero, de acuerdo con Rnddh.

“Ante la pertinencia de los hechos, Karl Jean Jeune se declaró culpable y solicitó la firma de un acuerdo”, que fue autorizado por el tribunal el 6 de febrero de 2008, agregó.

La fuente también precisó que “según este acuerdo, se concedió un período probatorio de 6 años” a Karl Jean Jeune para que pague la multa y devuelva la totalidad del dinero.

La presidencia de Haití no ha reaccionado a la carta de la Rnddh, mientras que la prensa de Palm Beach, donde supuestamente sucedió el robo, empezó a revelar los hechos.

Por su parte, en una carta puesta a circular a través de las redes sociales, Karl Jean Jeune admitió implícitamente el asunto, pero considero que esto concierne su “vida privada”.

“Desde el mes de octubre de 2012, mi abogado tomó todas las disposiciones necesarias para solucionar mis asuntos”, agregó.

En su carta la Rnddh deploró que entre los colaboradores de Martelly figuren “varios individuos peligrosos, buscados por la Justicia debido a su implicación en la perpetración de crímenes aún no aclarados”.

“La presencia de estos individuos en su ambiente (en el de Martelly) lanza la duda en cuanto a la voluntad política real de su Gobierno de trabajar para combatir la impunidad y para hacer reinar la Ley”, declaró el organismo.