Tráfico | T 71° H 73%

Sin categoría

Noticias | Sin categoría

La estancia de Unamuno en París propicia una ruta cultural multimedia

KINT News
02/22/2013 9:45 AM

París, 22 feb (EFE).- La estancia en París en 1924 del escritor y pensador español Miguel de Unamuno propicia una nueva ruta cultural multimedia lanzada hoy en la capital francesa, con la que se pretenden recuperar sus pasos literarios durante su exilio.

Consiste en un paseo, entre otros lugares, por el Sena o por la tranquila plaza des Vosgues en la antigua judería del Marais, el barrio artístico y bohemio de Montparnasse en los años veinte.

El Instituto Cervantes de París presentó esta nueva ruta literaria de Unamuno, que invita a redescubrir la ciudad por la que el escritor deambuló durante trece meses en su exilio en la capital francesa.

El recorrido empieza en el parisino café de La Rotonde, en Montparnasse, que Unamuno frecuentó casi a diario y donde se reunió con otros intelectuales de la época para discutir sobre política, tras haber escapado de la Dictadura de Primo de Rivera.

Juan Manuel Bonet, director del Instituto Cervantes en París, declaró a Efe que esas reuniones eran una “tertulia de exiliados espectacular, una ‘tertulia de conspiradores’, como diría el propio Unamuno, un punto de referencia de todos los españoles y latinoamericanos y donde pasaba todo tipo de gente”.

El director del Cervantes justificó esta nueva presencia literaria en las rutas multimedia del Instituto debido a que Unamuno es no solo “una de las figuras más importantes de la literatura española del siglo XX”, sino además “la más importante de ese exilio español de los años veinte, junto con Vicente Blasco Ibáñez”.

El matrimonio compuesto por Jean-Claude y Colette Rabaté, expertos en el autor, recordaron a su vez que Miguel de Unamuno llegó a París en 1924 a los sesenta años y después de una “aventura muy rocambolesca”, tras haber escapado en un barco velero de Fuerteventura, donde Primo de Rivera le había desterrado.

El Unamuno que llegó poco después a París, gracias a la ayuda de Henri Dumay, director del diario francés Le Quotidien, es un hombre dividido, que “llevaba su España en la cabeza”, adujo Bonet.

“Tenía tal nostalgia de España que se fue a Hendaya”, lo más cerca posible de la frontera, donde vivió el resto de la Dictadura, añadió Bonet.

A pesar del poco tiempo que pasó en París, Unamuno “es uno de los cantores españoles” de esa ciudad, del “París romántico, simbolista, que tiene que ver con el de su amigo Pío Baroja, de Azorín, de Solana”, declaró Bonet.

Sin embargo, su relación con París es “ambigua”, según la señora Rabaté, porque, si bien “le fascinan los intelectuales y los monumentos, siente repulsión por ser una gran ciudad”, la misma sensación de “prisión” que Unamuno sintió en Madrid en sus años de estudiante.

Por otro lado, la ausencia de su familia y de las montañas, de la sierra de Gredos y del bilbaíno río Nervión, sumada al color gris permanente del cielo parisino, le producían una profunda nostalgia.

Pero allí escribió artículos polémicos contra la Dictadura, participó en mítines y creó poemas de su libro “El Cancionero”, relativos tanto a España como a París.

“Unamuno se comprometió con la vida política, una faceta que se ha ignorado y ocultado durante los años del franquismo”, denunciaron los Rabaté, considerando sus obras completas “muy incompletas” por no incluir esa “dimensión periodística y política” que incluye más de 4.000 artículos.

Esta nueva ruta multimedia de Unamuno recoge quince puntos muy céntricos que incluyen paradas como el Arco del Triunfo, la estación de metro de Passy, las librerías antiguas a orillas del Sena o el Jardín Botánico, entre otras, debido a que al escritor le encantaba “caminar, caminar y hablar”, según los Rabaté.

El Cervantes ofrece en su página web vídeos, fotografías y extractos de textos sobre la estancia del autor en la ciudad, pero también organiza reuniones gratuitas para recorrer con un experto la ruta en grupo.

Bonet adelantó además el próximo nombre al que el Instituto dedicará una nueva ruta multimedia: nada menos que al escritor Julio Cortázar, autor de “Rayuela”, uno de los artistas que “más han contribuido a la mitología de París”, según Bonet.

eoo/jam/ram