Tráfico | T 48° H 54%

Sin categoría

Noticias | Sin categoría

La oposición siria condena el “silencio” de los países árabes ante los crímenes de Al Asad

KINT News
02/24/2013 7:09 AM
Actualizada: 02/24/2013 10:16 AM

El Cairo, 24 feb (EFE).- El presidente del opositor Consejo Nacional Sirio (CNS), George Sabra, denunció hoy en El Cairo el “silencio” de los países árabes ante los “crímenes” cometidos por las fuerzas del régimen de Damasco contra su pueblo.

Sabra expresó esta postura en una rueda de prensa tras reunirse con el secretario general de la Liga Árabe, Nabil al Arabi, en la sede de la organización panárabe en la capital egipcia.

El régimen de Bachar al Asad “ha pasado a la etapa del genocidio en medio del silencio árabe, que es lo que denunciamos”, afirmó Sabra, cuya formación es la principal de la Coalición Nacional Siria (CNFROS), el grupo más importante de la oposición.

Ante el aumento de la violencia, el dirigente del CNS pidió a la Liga Árabe que presione a las autoridades sirias para que detengan las hostilidades y a los estados árabes para que desempeñen un papel más influyente.

Ayer, la CNFROS anunció en un comunicado que no iba a participar en la próxima reunión de Amigos del Siria de Roma, en protesta por el “silencio internacional” ante los crímenes cometidos por el régimen.

Sabra explicó que han decidido suspender su participación en cualquier encuentro internacional porque consideran que el tiempo hay que dedicarlo ahora a paliar el sufrimiento del pueblo sirio y a detener los actos de violencia.

Sobre la reciente iniciativa de líder de la CNFROS, Muaz al Jatib, de dialogar con el régimen para que abandone el poder, Sabra insistió en que se trata de una propuesta “personal” y que Damasco ya ha respondido de forma clara a esa iniciativa con los recientes ataques.

“Esta respuesta ha sido el fin del plan de Al Jatib”, sentenció Sabra, quien recordó las últimas operaciones de las fuerzas del régimen contra Alepo (norte), la segunda ciudad de Siria, que suponen una “destrucción de la cultura y la civilización” del país.

Por su parte, Al Arabi tachó esos ataques de “crímenes de guerra” e instó a la comunidad internacional, representada por el Consejo de Seguridad de la ONU, a adoptar “una postura firme para garantizar el cese inmediato de las operaciones criminales y el castigo a sus protagonistas”, según un comunicado de la Liga Árabe.

Subrayó la necesidad de que continúen los esfuerzos para el comienzo de un proceso político que conduzca a la formación de un Gobierno de transición.

La delegación del CNS expresó a Al Arabi su preocupación por la supuesta injerencia iraní en los combates en Siria y el control militar que, según la oposición siria, han impuesto algunos grupos del movimiento libanés Hizbulá, cercano al régimen de Al Asad, en varios pueblos de la periferia de Homs, cerca de la frontera con el Líbano.

Tras el encuentro de Al Arabi con la delegación del CNS, la secretaría general de esta organización ha comenzado una serie de reuniones, que se extenderán a lo largo de dos días para abordar la formación de un Gobierno transitorio y la situación política siria.