Tráfico | T 40° H 43%

Sin categoría

Noticias | Sin categoría

El primer ministro turco, Erdogan, no aceptará una autonomía kurda en Siria

KINT News
02/25/2013 7:25 AM
Actualizada: 02/25/2013 2:16 PM

Ankara, 25 feb (EFE).- El primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, declaró hoy que Turquía no permitirá que en Siria emerja una estructura kurda como la autonómica que hay en el norte de Irak.

“Esto nos daría otras responsabilidades y derechos, de modo que nadie permitirá tal autonomía”, manifestó Erdogan a la prensa durante un viaje de regreso a Turquía desde los Emiratos Árabes.

Según la agencia Anadolu, Erdogan señaló que la integridad territorial de Siria es muy importante para Turquía, pues el país no desea que los mismos problemas que hubo en Irak se repitan ahora en Siria.

En respuesta a la pregunta de si una región autónoma en Siria sería aceptada, Erdogan se mostró tajante: “Ni autónoma, ni legal, ni ilegal. Esto dañaría la integridad territorial (de Siria), y no permitiremos (…) que pueda ser puesta en peligro. Si esto ocurre, será un problema para nosotros”.

El mandatario turco también comentó que Washington no había hecho lo suficiente por Siria hasta ahora, y que a principios de marzo discutirá la situación del país con el secretario de Estado de EEUU, John Kerry, durante su visita a Turquía.

El jefe del Gobierno turco estimó que el conflicto sirio ha entrado en su etapa final.

Los partidos de la oposición siria se reunirán en Estambul el 2 de marzo para elegir a la persona que gobernará como primer ministro en las regiones que ellos tienen bajo control.

Por otro lado, Erdogan aludió a las conversaciones en curso con el encarcelado líder del Partido de los Trabajadores Kurdo (PKK), Abdullah Ocalan, y comentó que los procesos de paz comenzarían cuando “los terroristas en Turquía abandonen las fronteras del país para irse a otro lugar”.

Una delegación del Partido Pro-Kurdo de la Paz y la Democracia (BDP) se reunió el domingo con Öcalan en la prisión Imrali, y el líder kurdo habría contactado más tarde con el PKK para liberar eventualmente a los prisioneros de este grupo secesionista, considerado terrorista por Ankara, la Unión Europea y EEUU.

Desde hace unos dos años, el PKK tiene en sus manos alrededor de diez soldados turcos, a un policía y al alcalde de una pequeña localidad.