Tráfico | T 81° H 7% | Powered by Yahoo! Weather

Sin categoría

Noticias | Sin categoría

Duvalier, obligado a asistir mañana a un tribunal por crímenes de lesa humanidad

KINT News
02/27/2013 11:36 AM

Puerto Príncipe, 27 feb (EFE).- El exdictador de Haití Jean Claude Duvalier (1971-1986) deberá comparecer mañana de forma obligatoria ante un tribunal de apelación que le juzga por supuestos crímenes de lesa humanidad y desvío de fondos y al que ha dejado plantado en tres oportunidades.

Duvalier, quien regresó al país en enero de 2011 tras 25 años de exilio en Francia, se ha hecho representar por sus abogados en cada una de esas ocasiones.

Sin embargo, en la última de estas audiencias, el 21 de febrero pasado, el tribunal declaró que se hacía “imperativa” su presencia en la próxima citación, lo que parecía dejar entrever que la sala podría ordenar a la Policía trasladar a Duvalier ante los magistrados.

El expresidente vitalicio, en prisión domiciliaria, se mueve con entera libertad por Haití, lo cual es criticado por organismos locales e internacionales de derechos humanos, que advierten que podría salir del país en cualquier momento y eludir la Justicia.

Durante la más reciente audiencia, Daniele Magloire, representante del Comité contra la Impunidad, que agrupa a querellantes, dijo que la “Policía debe ir a buscar a Duvalier y llevarlo ante el tribunal”.

Sin embargo, el abogado de Duvalier, Reynold Georges, aseguró en esa oportunidad, que su cliente rechaza la competencia del tribunal de apelación para proseguir con el expediente que, según él, se encuentra en la corte de casación, la más alta jurisdicción haitiana, que dicta decisiones sin posibilidad de recurso.

El tribunal respondió, no obstante, que el caso deberá continuar en la corte de apelación, ordenando a Duvalier presentarse mañana.

A Jean Claude Duvalier, que heredó el poder de su padre, el fenecido dictador Francois Duvalier, se le atribuyen la muerte o el exilio de más de 30.000 personas durante su régimen de 15 años, que abandonó ante intensas revueltas populares y le obligaron exiliarse en París.